Apple pierde en Brasil la exclusividad de uso de la marca iPhone

20130213-173434.jpg

La semana pasada comentamos que Apple se había topado con un problema en Brasil alrededor de la marca “iPhone”. ¿El motivo? La marca “IPHONE” fue registrada en el año 2000 por la empresa IGM Eletronica, es decir, 7 años antes del lanzamiento del dispositivo. El problema lo encontramos el pasado diciembre cuando Gradiente S.A. (la empresa heredera de IGM Electrónica) lanza al mercado un terminal Android de gama baja llamado IPHONE Neo One y amenaza con demandar a los de Cupertino. En el día de hoy se esperaba la decisión del Instituto Nacional de Propiedad Industrial de Brasil alrededor de este caso tan singular y el uso de la marca iPhone en el país y, por lo que parece, ambas compañías podrían usar el nombre aunque, claro está, existen algunos matices a tener en cuenta.

En lo que concierne a Brasil, Apple ha perdido la exclusividad de uso de la marca iPhone, es decir, tanto los de Cupertino como Gradiente podrán usarla puesto que el lanzamiento de este fabricante no ha sido otra cosa que una maniobra legal para sacarle algo de tajada a sus derechos de propiedad intelectual (y ver si Apple les compraba la marca que atesoraban).

¿Y ahora qué? Veremos 2 fabricantes comercializar teléfonos bajo la marca iPhone, a la vista de la decisión parece que sería así aunque Apple aún tiene algunas cartas en la manga que puede usar para ver si le da la vuelta a la situación.

Para empezar, cabe la posibilidad de que Apple promueva un litigio alrededor del uso de la marca iPhone y pretenda ganar en los tribunales la exclusividad (o incluso apelar la decisión del Instituto Nacional de Propiedad Industrial de Brasil). Esta posibilidad, que no sería descabellada y tienen recursos para llevarla a cabo, es bastante compleja puesto que Gradiente posee el registro de la marca y podría ejercer la exclusividad en detrimento de Apple porque, para hacer más complicado el escenario, han lanzado al mercado un producto que usa el nombre iPhone para reforzar su posición. Si Gradiente hiciera eso, en el peor de los casos, Apple tendría que cambiarle el nombre al iPhone en Brasil; un hecho que sería bastante singular.

Al final, como suele suceder en este tipo de enfrentamientos (salvo el de Apple y Samsung) es que ambas partes se sienten a negociar y, seguramente, Gradiente saque una buena tajada de su “visión” al registrar la marca iPhone hace ya 13 años; un registro que podrían rentabilizar muchísimo. De hecho, creo que el motivo económico es el origen de todo este lío porque, tras conocerse la decisión del Instituto Nacional de Propiedad Industrial de Brasil, el gerente de Gradiente ha comentado lo siguiente:

Estamos abiertos al diálogo en cualquier momento…no somos radicales.

Dicho de otra forma, parece que un talonario de cheques y una negociación podrían solventar este episodio. ¿Cuánto estará dispuesto a pagar Apple por la exclusividad de uso de la marca iPhone en Brasil? Supongo que la respuesta a esta pregunta se desvele en una sala de reuniones a la que asistirán un buen puñado de abogados y, quizás, el precio real nunca se sepa.

Fuente: ALT1040

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s