La campaña electoral de Estados Unidos incluye el seguimiento online de los votantes

20121030-082022.jpg

Hace unas semanas Thomas Goddard, un estudiante universitario de Santa Clara, California, y seguidor del presidente Obama, entró en la página de Mitt Romney para revisar la posición del candidato respecto al aborto. Y a medida que visitaba otros sitios web, comenzó a ver ciertos anuncios relacionados con la campaña de Romney. “Esto no tiene ningún sentido”, dice Goddard. “Soy lo opuesto a un partidario de Romney. Pero desde que entré en su página web, me han estado siguiendo”.

Una de las señas de identidad de esta campaña política es el uso, cada vez más sofisticado aunque no siempre exacto, de técnicas de recolección de datos para personalizar los anuncios de los votantes en base a los rastros digitales que estos dejan por internet.

En las últimas semanas previas a las elecciones, ambas campañas presidenciales han aumentado drásticamente el uso de dichos motores de vigilancia de terceros según Evidon, una compañía que ayuda al seguimiento y control de datos por internet. Durante el mes de septiembre Evidon ha identificado 76 programas diferentes de seguimiento en barackobama.com, en comparación con los 53 de mayo. Además se han encontrado 40 rastreadores diferentes en mittromney.com, en comparación con los 25 que había en mayo.

El informe ofrece una mirada poco común sobre el número de programas de seguimiento de terceros que operan en las páginas web de la campaña electoral, muchos más que en algunos sitios de los minoristas más populares del país.

Las campañas directamente contratan a algunas compañías, como agencias de publicidad o empresas de gestión de datos, que relacionan la información recopilada sobre los votantes en las páginas con datos que provienen de otras fuentes. Sin embargo estas entidades, a su vez, pueden tener sus propios socios de software para realizar estas actividades de recopilación de datos.

Algunos defensores de los consumidores dicen que la proliferación de estos métodos aumenta el riesgo de que la información sobre las creencias políticas de millones de personas se pueda extender a docenas de empresas y negocios de cuyos nombres los votantes nunca han oído hablar. “¿Son datos que van a ser vendidos a comerciantes o compartidos con otras campañas?”, dice Christopher Calabrese. “Simplemente no sé cómo se va a utilizar esta información en el futuro ni dónde va a terminar”.

Entre las empresas que se ha encontrado que registran estos datos, Cassie Piercey, portavoz de ValueClick, dijo que no podía hacer comentarios sobre clientes específicos y se refirió a la política de privacidad de la compañía. Esta política dice que pueden recopilar información acerca de los usuarios (como su IP, historial de búsquedas o de compras) que no incluye información identificable como su nombre y que la empresa puede compartir estos datos con sus clientes y sus socios. Adam Berke, presidente de AdRoll, dijo que la compañía no agregó datos de los usuarios ni los compartió con otros clientes. Mientras tanto Nanda Kishore, director de tecnología de ShareThis, dijo que la compañía sólo recopila información ‘anónima’ sobre los usuarios y no la comparte ni la vende.

Las políticas de privacidad de los sitios web de las campañas reconocen que trabajan con terceros que pueden recopilar datos de los usuarios. Pero desde ambas campañas se destaca que esta recolección de datos es ‘anónima’ ya que las compañías utilizan códigos de números, no nombres reales, para rastrear a los visitantes.

El incremento en el uso de este tipo de tecnología de seguimiento en las campañas políticas representa “un golpe de suerte significativo para los recolectores de datos en internet y la orientación de los anuncios”, dice Andy Kahl, director de productos de consumo en Evidon. Pero además añade que “las campañas electorales tienen que darse cuenta de que estos socios tecnológicos aparecen en su sitio y tienen que garantizar con claridad lo que pueden y no pueden hacer con estos datos. Es algo esencial”.

Los ejecutivos de la industria dicen que se utiliza esta recopilación de datos para mostrar los mensajes más relevantes para cada usuario. “Las campañas políticas ahora por primera vez pueden llegar a los votantes potenciales con mensajes que se ocupan de los intereses específicos de cada persona”, según indica un informe reciente de Interactive Advertising Bureau.

Pero los defensores de la privacidad dicen que esta personalización plantea problemas de transparencia. “Los votantes individuales pueden no ser conscientes de que el mensaje que están recibiendo se basa en información que ha sido obtenida a partir de sus actividades en la red y que se dirige específicamente a ellos”.

“Las empresas lo están haciendo, por lo tanto, ¿por qué no las campañas?” dice Michael James, un profesor de secundaria de Nueva Jersey. “Internet ha cambiado la privacidad. No podemos esperar que las campañas evadan esto fingiendo que estamos viviendo en el pasado”.

Fuente: Marketing Directo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s